SORIA PASO POR VIEDMA RAFIRMANDO SU INTENCIÓN DE GOBERNAR RÍO NEGRO

Martín Soria encabezó esta noche un acto en Viedma, reafirmando su candidatura a la gobernación para el año próximo y llamando a qué lo acompañen porque “sólo no puedo, y sólo sería uno más”. Además, se preguntó “cuántas fechorías habrán hecho” que el gobernador Alberto Weretilneck “tenga tanto miedo a que llegue el hijo del Gringo Soria”.

En un acto, realizado en la Unidad Básica del Consejo del partido, el presidente del PJ ratificó su plena voluntad de liderar el proceso que permita al FpV “volver al gobierno” de Río Negro. “Siento orgullo” como la fuerza “se está organizando”, basado en la “unidad y generosidad”.
Antes, Soria entregó carnets de afiliados a viejos militantes de Viedma, repitiendo una práctica en su recorrida. Este reconocimiento también lo cumplirá este sábado al mediodía en San Javier y, por la noche, en San Antonio.

El intendente roquense estuvo rodeado de la presidenta del bloque de concejales, Evelyn Rousiot y de la diputada nacional, Silvia Horne. Participaron también los legisladores Raúl Martínez, Mario Sabbatella, Marcelo Mango, entre otros, los intendentes Carlos Vazzana (Regina) y Alejandra Mass (Conesa), el legislador del Mercosur, Jorge Cejas; concejales y otros diferentes políticos y gremiales.
En la primera parte, Soria analizó la situación nacional con fuertes cuestionamientos a la política “neoliberal” y “conservadora” del presidente Mauricio Macri donde sólo “crece la pobreza, el desempleo, la desigualdad y la desesperanza”. Recordó el surguimiento de Perón a partir de una “revolución del pueblo” y luego vinculó esas “banderas” con las abrazadas por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernandez. “Quienes pueden negar que no se levantaron esas banderas” peronistas, remarcó.

Luego enumeró y resaltó acciones de ambas gestiones aunque, después, convocó a “quienes son más cristinistas y quienes son menos cristinistas” porque “no dejamos de ser peronistas”. No faltó la crítica para “los titubeos” y silencios de compañeros, como también, a quienes “levantan las manos” para aprobar la reforma previsional. “Dan verguenza”, repitió y los militantes entendieron que era una referencia al senador Miguel Pichetto, pues se escucharon voces fustigando al parlamentario nacional.
En la parte final volvió con la sociedad de Macri y el gobernador Alberto Weretilneck. Ambos “son mentirosos, inutiles y, además, socios. Son los mejores adversarios”. También, se preguntó “cuántas fechorías habrá hecho” Weretilneck para “tenga tanto miedo que el hijo del Gringo” llegue a la gobernación después de repasar de “quiere hacer trampa” con “el balotaje” y “piensa en una re-reelección”.

Compartila con tus amigos
Mapuchito © un sitio de Raúl Alvarez | Hecho por Pablo Gustavo Díaz