QUIEN TIENE LIDERAZGO EN LA NORPATAGONIA DE CARA AL CICLO ELECTORAL QUE SE VIENE


Por Pablo Gustavo Díaz (*)
Los dos dirigentes políticos que más miden actualmente en la Patagonia norte, en imagen e intención de voto, están hoy ausentes de la próxima elección legislativa: Alberto Weretilneck en Río Negro y Rolando Figueroa en Neuquén

De los posibles candidatos que por estas horas más se mencionan para disputar las bancas legislativas que se renuevan, salvo Jorge Sobisch en Neuquén, ninguno logra cautivar al electorado de manera tal que nos permita, a prima facie, inferir un seguro ganador.

Y que el septuagenario exgobernador esté hoy al tope de la lista en intención de voto, ya es por demás síntoma de la ausencia de nuevos liderazgos en esa provincia.

En Río Negro se renuevan dos bancas en la cámara de diputados, que actualmente ocupan Ayelén Sposito (FdT) y Lorena Matzen (JxC).

Las intenciones de voto que surgen de las encuestas que manejamos por estos días nos indican que el Frente de Todos mantendría la suya. Solo resta definir allí con qué candidato o candidata, dado que son varios los postulantes: Ana Marks por La Cámpora, José Luis Berros por el sorismo, Luis Albrieu por un sector del massismo y Carlos Reussi por Encuentro Peronista, una agrupación de la vieja guardia justicialista que no se identifica con el kirchnerismo.

En este sector la marca Frente de Todos es más potente que la suma de las intenciones de voto individuales, así que su estrategia seguramente esté supeditada a lo dispuesto por la conducción nacional.

Para la otra banca también hay varios anotados: Aníbal Tortoriello y Nicolás Suárez Colman por el PRO; Gerardo Blanes, Lorena Matzen y Miguel Martínez por la UCR; Javier Acevedo y Daniela Agostino por la CC-ARI; Mercedes Iberó, Agustín Domingo, Bruno Pogliano y Carlos Johnston por Juntos Somos Río Negro.

Por este lado también las marcas Juntos por el Cambio y Juntos Somos Río Negro son superiores a la suma de los apoyos individuales de sus aspirantes, pero con una salvedad: el máximo líder rionegrino juega en el equipo de JSRN, Alberto Weretilneck, y ya demostró en 2021 que es capaz de ungir ganador al candidato o candidata que él elija.

En Neuquén se renuevan tres bancas en la misma cámara, que actualmente ocupan Alma “Chani” Sapag (MPN), Carlos Vivero (FdT) y David Schlereth (JxC).

En esta provincia las intenciones de voto que manejamos por estos días nos indican prácticamente un empate entre cuatro espacios: los tres mencionados arriba más el Partido Demócrata Cristiano que lidera Jorge Sobisch.

Si bien en el Frente de Todos pujan por anotarse varias mujeres como Tanya Bertoldi, Ana Servidio, Lorena Barabini y Mirna Gómez, la información recogida nos permite inferir que son para acompañar la candidatura de Carlos Vivero que iría por su reelección.

La baja de David Schlereth es un golpe fuerte a las aspiraciones de Juntos por el Cambio ya que ni Carlos Eguia ni Pablo Cervi logran mantener el caudal electoral del actual diputado, que migra en gran parte hacia Jorge Sobisch, incrementando sus chances de acceder a la tercera banca en juego, la del Movimiento Popular Neuquino.

El MPN ya perdió toda representatividad en el senado de la nación en 2021, al perder Guillermo Pereyra su reelección. Y hoy se le torna complejo retener la única banca que tiene en la cámara de diputados, en “Chani” Sapag, dado que su marca, deteriorada por la gestión del gobierno el último año, no alcanza el nivel de competitividad suficiente.

Ninguno de los candidatos que se mencionan, como Claudio Domínguez, Pablo Gutiérrez Colantuono o Jorge Lara, logran sumarle caudal, ya que todos ellos están por debajo de los dos dígitos en intención de voto.

Como mencioné al principio de la nota, solo el ex vicegobernador Rolando Figueroa goza de ese poder, que pareciera no querer usar, optando por preservarlo para el 2.023 cuando se defina el reemplazo del actual gobierno provincial.

Una jugada demasiado arriesgada para el partido del gobierno neuquino que, guste o no a sus actuales autoridades, en pocos meses más ingresará al “periodo del pato rengo”, donde la pérdida de poder es mayor que su capacidad de generación.

Consultor en Marketing Político