QUIÉN CONTROLA LOS PLANES SOCIALES?

Por las redes sociales tomamos conocimiento de la existencia de una tarjeta Alimentar a nombre de la concejal cipoleña Flavia Boschi, hecho que fue utilizado como pretexto para un ataque cobarde, misógino y anónimo.

Más allá de solidarizarnos con Flavia frente a esta agresión, que sin dudas responde a la incomodidad que genera a ciertos sectores el trabajo de una oposición responsable, queremos llamar la atención sobre un hecho de suma importancia: el descontrol que reina en torno a los planes sociales.

Así como se emitió una tarjeta Alimentar a nombre de Flavia Boschi, quien no la pidió ni la necesita, cabe la posibilidad de que existan miles o millones de tarjetas más distribuidas sin ningún tipo de control.

No sería nada extraño para el kirchnerismo, que ya fabricó discapacitados para darles pensiones, o que otorgó beneficios sociales a extranjeros sin residencia en el país. Mucho menos en un Ministerio que compra alimentos al triple de su valor de mercado y cuyo titular festeja que haya changas mientras las empresas se van del país.

Hace unas semanas el Gobierno celebraba en su publicidad oficial que 10 millones de personas cobraban el IFE. Es legítimo preguntarse cuántos de estos beneficios son legítimos y cuántos fueron mal otorgados. Así con cada uno de los planes sociales, más que nada cuando el dinero que se está distribuyendo proviene del bolsillo de todos los argentinos.

Queremos saber qué se está haciendo con nuestro dinero. Pedimos esa transparencia que este gobierno no tiene. Necesitamos explicaciones.