PROPONEN A CANDIDATOS DEBATIR SOBRE NARCOTRAFICO, VIOLENCIA JUVENIL Y EXPLOTACION INFANTIL


El titular de la Fundación Apostemos a la Vida, Leandro Martínez propuso a los precandidatos a Diputados Nacionales por Río Negro, debatir sobre el narcotráfico, la violencia juvenil y la explotación infantil en la provincia, por considerar que dichos referentes políticos no lo incorporan en su agenda como propuesta de cara al futuro de llevar adelante una política comprometida con estos fenómenos sociales.

Las narcoactividades y sus consecuencias tienen una dimensión peligrosamente violenta que no es del caso minimizar. Pero reducir el abordaje y el tratamiento del problema meramente a esto es simplificarlo, lo que probablemente no conduce al éxito.

El momento de debatir de cara a los ciudadanos rionegrinos los precandidatos a Diputados Nacionales tiene como eje central, cuanto compromiso asumirán en sus bancas para modificar la Ley 23.737 que ya cumplió 32 años y quedo absolutamente obsoleta y fuera de contexto como se viene demostrando en las penas que les otorgan a los narcocriminales de bajo cumplimiento efectivo.

El problema del narcotráfico es multidimensional y hay que ubicarlo en un marco mucho más amplio. No podemos obviar Los planos político y económico que también registran su nefasta influencia. La ganancia producida por la droga corrompe policías y funcionarios públicos y judiciales. Contamina el financiamiento de la política y siembra sospechas sobre el comportamiento de algunos políticos.

No podemos dejar de lado en el debate el negocio de la droga que también tiene estrecha relación con el tráfico de armas, la explotación infantil y la violencia juvenil a lo largo y ancho de nuestra provincia.

En tal sentido, les propongo a los precandidatos a Diputados Nacionales por Río Negro, asumir un debate abierto con una descripción de algunos de los asuntos que constituyen la problemática de las narcoactividades y abordar la problemática con acción y compromiso, servir de base para bosquejar un enfoque probablemente alternativo al dominante, que debe incluir de manera especial pero no exclusiva a la cohesión social, al desarrollo solidario con justicia social y al bienestar de la ciudadanía. Es asimismo el del cuidado de los segmentos sociales vulnerables y/o en situación de riesgo y el del desenvolvimiento de adecuadas políticas públicas en materia de salud, empleo para la juventud, derechos humanos, justicia, entre otras.

No podemos dejar de mencionar que el problema de las drogas es un síntoma de algo mucho más hondo y su eventual superación requiere afrontar las dificultades y retos estructurales que lo nutren y multiplican. Comprensión de los problemas y de definición de nuevas líneas de acción.