LA FUNDACION APOSTEMOS A LA VIDA PIDE QUE SE VETE LA ORDENANZA QUE PERMITE A MENORES INGRESAR A LOS BOLICHES


El titular de la Fundación Apostemos a la Vida Leandro Martínez, le solicito al Intendente del Gobierno de la Comunidad Prof. Pedro O. Pesatti, que vería con agrado que VETE la Ordenanza Sancionada por los Concejales del ingreso a menores de 16 años a los boliches, por entender que no están dadas las garantías preventivas de seguridad ni sanitarias en la salud, ya que estarían violando la Ley 3770 en sus artículos, 3ro., 4to y 8vo, respectivamente y a la Constitución Provincial, en lo cual establece la prohibición de vender bebidas alcohólicas a menores de 18 años.

La presente Ordenanza sancionada en fecha 28 del corriente mes y año, no contempla el CUIDADO de los menores en lugares donde concurren la mayoría mayores, poniendo en riesgo situaciones adversas al divertimento que puedan hacer los y las chicas de 16 años, diferentes a los de mayor de edad, ya que no son compatibles.

Una vez más asistimos, a una irresponsabilidad social y cultural de los Concejales que votaron dicha Ordenanza y quieren hacernos creer que los jóvenes no tienen donde divertirse o pasar sus momentos de esparcimientos, cuando la realidad nos indica, que menores de 16 años con personas de 35 ó 40 años es algo riesgoso y así lo han publicado las crónicas de abusos con chicas que habían consumido alcohol y que aprovechándose de las circunstancias hasta las han violado en boliches o fiestas privadas.

Se debería buscar un mecanismo de protección y seguridad para que los menores puedan divertirse sanamente entre pares y no con mayores en boliches, salas bailables o confiterías que están de moda bailar en los sectores preparados para tal fin y que encubiertamente permiten menores de edad. NO hay peor ciego que el que no quiera ver.

En tal Sentido, le solicito al Señor Intendente del Gobierno de la Comunidad que VETE la norma en cuestión y que haya una Audiencia Pública para analizar en profundidad una normativa acorde a los menores para no exponerlos a riesgos innecesarios y sobre todo en el consumo de alcohol que nadie dentro de los boliches va a CONTROLAR.