CASO ATAHUALPA, FALTA UNA RESOLUCIÓN JUDICIAL

Es inminente la firma de la última resolución previa al segundo juicio por el homicidio del joven viedmense Atahualpa Martínez, ocurrido hace más de nueve años y que aún se mantiene impune.

El Tribunal integrado por los jueces Carlos Mussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde resolverá en estos días si hacen o no lugar al pedido de la fiscalía y de la querella en relación a ordenar una nueva pericia sobre la prueba fundamental de la causa: la campera que fue secuestrada en el allanamiento realizado apenas ocurrido el hecho en la casa de Felipe Carrasco y en la que fue encontrada una mancha de sangre que contenía ADN de Atahualpa y también huellas genéticas de Morales Toledo. Cabe recordar que este último junto con Carrasco y Belén Barrientos están imputados en este homicidio.

En el caso de hacer lugar a la pericia solicitada para detectar si en esa misma campera existen rastros de ADN en cuello y puños, el paso siguiente será el trámite vinculado a la convocatoria a juicio que se estima será en el transcurso de este primer semestre del año. Las partes pidieron además otras medidas pero que no significarían estudios que impliquen un extenso plazo de realización como suele ocurrir con las pericias genéticas.

Primer juicio anulado

En el primer juicio, cuya sentencia fue leída en octubre de 2014, fue declarado nulo el allanamiento a la vivienda, donde fue secuestrada la campera y por lo tanto esa prenda considerada tanto por el STJ como por la Suprema Corte como una prueba importante fue desestimada, razón por la cual se estima que ese será el eje central del juicio.

En el primer juicio los tres imputados –Belén Barrientos, Carlos Morales Toledo y Felipe Carrasco- fueron absueltos. Esa resolución fue casada por el Fiscal de Cámara, Fabricio Brogna, y el STJ la anuló ordenando una nuevo audiencia oral y pública.

La Defensora General, Rita Custet, fue en queja a la Corte y el máximo órgano judicial de la Nación rechazó ese planteo a favor de la absolución de los imputados, confirmando lo resuelto por el STJ de anular la primera sentencia absolutoria y ordenar un segundo juicio.

Casi una década sin justicia
Como tantos otros jóvenes, Atahualpa fue al boliche aquel frío y lluvioso sábado de invierno. A la salida -ya de madrugada- pasó por el pub que se levantaba al lado del local bailable para comer un pancho antes de regresar a casa, como tantos otros jóvenes.
Eso fue lo último que se supo de él hasta ser encontrado con las primeras luces de aquel 15 de junio de 2008 tirado a la vera de un camino de tierra alejado del radio urbano viedmense que conduce al autódromo. Un disparo de arma de fuego le perforó un pulmón provocándole una hemorragia que lo llevó a la muerte. La investigación concluyó que su cuerpo fue abandonado posiblemente ya sin vida. Allí empezó la lucha de su familia para que esto no le suceda a ningún otro joven.

Compartila con tus amigos
Mapuchito © un sitio de Raúl Alvarez | Hecho por Pablo Gustavo Díaz