ATE DENUNCIA CIERRE DE CENTROS DE ATENCION


_El sindicato no descarta medidas de fuerza ante maltratos y persecución a trabajadores_

La seccional Norte de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) manifestó su preocupación por una serie de hechos que perjudican y violan los derechos de los trabajadores del Hospital de Campo Grande y a la población en general.

La alerta surgió tras el posible cierre de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) de los distintos, pueblos como San Isidro, Sargento Vidal y Barrio Labrador que forman parte del ejido municipal, alegando innecesario que permanezcan abiertos por considerar que la atención a pacientes es  mínima, según la propia directora del hospital, Patricia Hernández Norinden.

Sin embargo, el sindicato considera esencial y de suma importancia   la   atención   primaria   en   la   salud   poblacional.  

“Esto acarrea el manoseo hacia los  trabajadores de enfermería y profesionales médicos, de los cuales dos de ellos renunciaron por la persecución que sufrían”, señaló Dora Fernández, secretaria general de la seccional Norte de ATE y explicó que en el caso de enfermería son obligados a hacer tareas que no les corresponden a su función, como calentar y servir la comida a los pacientes, hacer tareas administrativas en el área del FOS. 

“Sumar esto acarrea la negación de parte de la dirección a la realización de horas extras estipuladas para todo el  personal de la salud pública en nuestra provincia. Estos trabajadores sufren desde hace un tiempo maltrato y persecución”, continuó Fernández y detalló que los hechos fueron denunciados por esta entidad a la jefa zonal del hospital de Cipolletti, Claudia Muñoz y al ministro de salud y su intervención fue nula, avalando el mal procedimiento y abuso de poder de esta directora.

“Como sindicato nos preocupan los nombramientos a dedo y por amiguismo de quienes deberían velar por la salud de la población y la de   sus   trabajadores   que   son   desconsiderados     y   pocos   reconocidos   por funcionarios responsables. No descartamos medidas de fuerzas en Campo Grande: los derechos de los trabajadores se respetan y el maltrato laboral  se denuncia. No vamos a permitir mas excesos de autoridad en este hospital”, concluyó la dirigente y recordó que en la peor época  de la   pandemia  estuvieron   haciendo   frente   al   virus   donde   perdieron   a   su propia directora, una pérdida que afectó tremendamente a todos los trabajadores y trabajadoras.