VERSTAPPEN CAMPEON DEL MUNDO DE LA F1 EN GRAN CARRERA


Max Verstappen logró una victoria que parecía imposible, ayudado por un auto de seguridad en el final en el circuito de Yas Marina, sede de la última fecha del Mundial de Fórmula 1 y hoy se consagró campeón por primera vez en su campaña luego de superar en una definición de película con Lewis Hamilton.

La esperada definición del certamen tuvo una largada con los dos candidatos al título en la primera fila ambos con diferente estrategia para el comienzo. Verstappen movió desde la pole, pero poco le duró el liderazgo, ya que Hamilton lo pasó en una salida de pista que los comisarios no vieron como sancionable.

Lo que vino después fue un intenso ritmo de Hamilton, quien comenzó a estirar diferencias yVerstappen perdía rendimiento con las gomas blandas, que lo llevaron a ingresar a boxes prematuramente. Mercedes llamó al múltiple campeón a seguir los pasos de su rival para poner neumáticos duros.
Verstappen volvió a pista en cuarto lugar y Hamilton retornó segundo, detrás de Sergio Pérez. El piloto de Red Bull en los minutos siguientes, en un trabajo de equipo que hizo a la perfección. Defendió el liderazgo ante los incesantes intentos de Lewis, con el que se intercambiaron varias veces la punta. Checo fue hasta el límite de sus posibilidades, quitándole segundos de diferencia con el piloto de Mercedes sobre su compañero, del que lo separaban casi 10 segundos, que se acortaron hasta menos de 2.

El de Mercedes logró su cometido y dejó atrás a Pérez, pero a un costo mayor al esperado. La lucha volvía a emparejarse entre los dos aspirantes al título. Luego de su extenuante trabajo de contención, Checo pasó por los pits.

El el giro 27, Kimi Raikkonen hizo un trompo con el Alfa Romeo y aunque entró a boxes con intenciones de poder continuar, dio fin a su último Gran Premio dentro de la Fórmula 1, en la que fue campeón en 2007 al mando de una Ferrari.

Pasada la mitad de la prueba, eran 4 los segundos que separaban al siete veces campeón, del que buscaba su primera consagración. Ese fue el momento en el que Mercedes decidió llamar a Valtteri Bottas por primera vez para el cambio de neumáticos luego de 30 vueltas con medios. Volvió noveno, muy lejos de poder brindar ayuda a su compañero en su última carrera sobre el Black Arrow.

En un pésimo cierre de certamen para Alfa Romeo, Antonio Giovinazzi se quedó sin tracción y dejó su auto parado en la zona pintada obligando a un virtual auto de seguridadr, que aprovechó Verstappen para poner gomas duras para intentar descontar los 17 segundos que lo separaban de la punta. Hamilton no se detuvo y mantuvo las gomas que ya tenían 23 vueltas de desgaste.

Record a record, Verstappen comenzó a acercarse al líder, aunque el ritmo de Hamilton no evidenciaba un deterioro, e incluso pudo sumar otro record de vuleta en la 43. El de Red Bull no recortaba lo esperado y dependía de lo que pudieran complicar los rezagados a Lewis.

Con 9 vueltas por delante, la diferencia era mayor a los 11 segundos, algo que hacía acariciar el octavo título a Hamilton. Pero, el golpe de escena se dio en la vuelta 54, cuando Nicholas Latifi destruyó su Williams contra el muro y obligó al ingreso del auto de seguridad, recortando las distancias y dándole la emoción que requería una de las definiciones más apasionantes de la historia de la Fórmula 1.
En una interesante decisión, Red Bull llamó a Verstappen para colocarle gomas blandas, que le permitieran encarar lo que quedara de velocidad con todo el potencial. El relanzamiento fue en la última vuelta y las gomas, junto al DRS, le permitieron superar por la parte externa a Hamilton, para transitar los últimos metros con una aguerrida defensa del lugar con récord de vuelta. De manera casi cinematográfica llegó el primer título para este joven y talentoso piloto de 24 años, quien llegó a la máxima categoría para cortar la hegemonía del multiple campeón de Mercedes, con gran talento.